Huevos al plato

En la víspera de mis vacaciones estivales, con la maleta a medio llenar y poco tiempo para entretenerme en la cocina, la mejor opción para un almuerzo rápido, sano y fácil de preparar es combinar la triada de la gastronomía española: patatas, huevos y jamón serrano.

Dicho así, es apetecible y sencillo, pero no parece que sea muy sano.  Siempre asociamos estos ingredientes a un plato de fritura elevado a la máxima potencia y una barra de pan por comensal. Sin embargo, sobra decir que casi todos los alimentos pueden ser saludables si sabemos como combinarlos y cocinarlos, y este es uno de los mejores ejemplos.

Vamos a darnos el gusto de mojar una yema de huevo recién hecho y de saborear unas ricas patatas con un aliño distinto y especial. Y el jamón, del jamón sólo se puede decir que no hay mas que meterlo en la boca para disfrutar de su sabor.

En resumen, hoy me decanto por un plato de patatas asadas, o cocidas,  con un chorrito de aceite de oliva y pimentón acompañado de unos huevos a la plancha y unas lascas de jamón serrano crujiente.

Si mis palabras no convencen, seguro que la foto consigue conquistaros. Caprichos nos podemos dar todos, sólo hay que esforzarse por hacer saludable nuestra rutina alimentaria diaria, es mucho más sencillo de lo que parece y nuestra salud lo agradece.

Huevos estrellados con jamón

 

 

 

 

 

 

 

 

Huevos al plato
Serves: 2
 
Ingredients
  • 3-4 patatas medianas
  • 1-2 huevos por persona
  • 50 gr de jamón serrano
  • Aceite de oliva
  • Pimentón de la Vera
  • Sal
Instructions
  1. Lavamos y pelamos las patatas. Hacemos láminas de 1 cm de grosor y las ponemos en la bandeja del horno sobre papel de horneado. Sazonamos y ponemos unas gotas de aceite de oliva por encima. Horneamos 15 min a 180ºC (horno pre-calentado).
  2. Otra opción, igual de rica, es cocer la patatas enteras, con piel y sal. Vamos comprobando la cocción pinchando con la punta de un cuchillo. Si el interior está blando y el cuchillo se desliza del interior sin problema es el momento de retirar las patatas del fuego.
  3. Cualquier elección es buena, la diferencia es la textura de la patata al comerla. Asada queda ligeramente dura y crujiente por fuera y blanda por dentro y cocida tiene la misma textura blanda por completo.
  4. Tanto cocidas como horneadas, las presentamos laminadas (como si hiciéramos una cama de patata a los huevos) y las disponemos en un plato con sal, pimentón y unas gotas de aceite de oliva por encima.
  5. Para los amantes del picante, podéis probar a poner un poco de pimentón picante o aceite con cayena.
  6. Los huevos son muy versátiles, así que a la plancha o escalfados son perfectos para este plato. Si nos decantamos por la primera propuesta, basta con poner una cucharada de aceite en una sartén muy caliente y dejar que la clara vaya cuajando y la yema queda blanda y ligeramente cocinada. Espolvoreamos con sal, y listos.
  7. Si elegimos escalfados, ponemos agua a cocer con un chorro de vinagre. Cuando hierve el agua echamos los huevos y los dejamos unos 3 minutos, hasta que la clara se compacta y adquiere un tono blanco. Nos podemos ayudar de una espumadera para darlos forma, o meterlos en una bolsa de congelado (sin aire) para que queden más bonitos.
  8. Recomiendo poner la sal cuando se rompe el huevo y la yema se abre.
  9. Para el crujiente de jamón, sólo ha que ponerlo en un plato y darle un golpe de calor en el microondas (2 minutos suele ser suficiente).
  10. El montaje del plato es simple: base de patatas, huevos encima y lascas de jamón de adorno. Básico, exquisito y apetecible.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: