Lentejas estofadas

Como todo lo bueno, las vacaciones han sido breves y, en este caso, muy fructíferas. La vuelta a la realidad y a la rutina siempre es un poco difícil y la adaptación al día a día pausada, pero no hay más remedio. La solución, poner buena cara, hacer acopio de buen humor y recurrir a esa energía y optimismo que hemos recargado en los días de descanso.

Ya se sabe que estando de vacaciones el ritmo de vida cambia radicalmente, los horarios es alteran y la alimentación da un giro radical ante tanto manjar a nuestro alcance. Por eso, que mejor manera que retomar una dieta saludable que con un plato que nos aporte la energía suficiente para enfrentarnos a la vuelta al trabajo y que, al mismo tiempo, sea ligero, nutritivo y fácil de digerir.

En nuestro caso,  tanto ir y venir al chiringuito, los helados, los cócteles nocturnos y las comidas fuera de casa, nos ha pasado factura. La báscula hemos conseguido mantenerla a raya (un poco de running matinal por la playa es un excelente aliado para combatir los excesos). Como consecuencia, al llegar a casa mi novio pedía a gritos comida tradicional casera y, a petición personal, las lentejas han sido las triunfadoras.

Esta receta es simple y contiene los ingredientes básicos de cualquier guiso de legumbres. En muchos ocasiones, este tipo de platos se acompaña de algo de carne, ya sea en forma de chorizo o morcilla. En este caso, nada de grasas poco saludables. Un plato de lentejas con una buena ración de ensalada es una comida completa y excelente. De sobra es sabido que hay que incorporar una ración de proteínas en todas la comidas, pues bien, un yogur de postre o una porción de queso de burgos puede ser un complemento ideal.

Espero que os animéis a hacer lentejas en casa, no porque sean un gran fuente de hierro, si no porque son realmente riquísimas.

Lentejas

Lentejas estofadas
Serves: 2
 
Ingredients
  • 80-90 gr de lentejas (pesadas en crudo)
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • ½ cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • 1 tomate
  • 1 zanahoria
  • 1 patata
  • Aceite de oliva
  • 1 hoja de laurel
  • Sal
Instructions
  1. Lavamos y escurrimos las lentejas. Ponemos una cacerola a fuego fuerte con las lentejas y unos tres dedos de agua. Cuando empieza a hervir bajamos la potencia a la mitad.
  2. Por otro lado preparamos la verdura. Podemos hacerlo de dos formas: en sofrito o en crudo. La primera consiste en cocinar las verduras con un poco de aceite de oliva y una pizca de pimentón. La segunda, que es la que yo he aplicado hoy y la que más me gusta porque es una receta más ligera y suave, consiste en triturar las verduras con un poco de agua y pasarlas por un colador para evitar pepitas y pieles.Incorporamos esta mezcla a las lentejas antes de que empiecen a cocer.
  3. Limpiamos, pelamos y troceamos la zanahoria y la patata y lo ponemos con el resto de los ingredientes. Dejamos cocer el guiso unos 20 minutos, aunque conviene ir comprobando el nivel de cocción de las lentejas porque el tiempo de cocción de las legumbres siempre varía dependiendo de la variedad que sea.
  4. Lo ideal es que la lentejas queden espesas pero ligeramente caldosas.
  5. En muchos lugares de España es típico añadir a los guisos de legumbres chorizo, morcilla e, incluso morcilla. Por supuesto, es mucho menos sana esta combinación, pero si elegimos esta opción, por lo menos, evitad toda que toda la grasa de cocción de los embutidos quede en las lentejas y cocedlos aparte.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: