Albóndigas manchegas

Las salsas caseras son el secreto de la mayoría de los platos tradicionales. Cocinar a fuego lento y con productos frescos y de temporada son la clave del éxito. A partir de ahí, cualquier carne o pescado es el compañero perfecto para un conseguir un plato delicioso. Así que, estas “albóndigas manchegas” o lo que es lo mismo, albóndigas de ternera con pisto manchego y salsa de tomate, es uno de esos platos de un domingo cualquiera en casa de mi abuela.

Aunque las abuelas son de “come hijo, come” y, si por ellas fuera, todos seríamos como “Las tres Gracias” de Rubbens, o peor, hay que reconocer que no hay comida más sana y casera que la suya. Así que, es una suerte que algunas personas, entre ellas yo, las hayamos tenido como maestras.

Cómo ella decía, y sigue diciendo, “este plato exige una barra de pan por persona”. ¡Y qué razón tiene! La salsa de tomate casera, o un buen pisto, es una perdición. Cualquier trozo de pan se hace pequeño y, siempre, da la sensación de que preparas una cantidad insuficiente, por mucho que hagas.

Yo soy fan del pisto, del que se hace poco a poco, a fuego lento, con paciencia y buen paladar. Dejarlo soso, ácido o salado, arruinaría todo el esfuerzo. Para mí es ideal como acompañamiento de un buen bacalao fresco hecho, simplemente, a la plancha.

Pero hoy, después de dar muchas vueltas al menú de medio día, había antojo de albóndigas. Y, haciendo un repaso a las últimas recetas de carne picada, he caído en la cuenta de que hacía muchas semanas que no las preparaba con tomate. Aprovechando que la compra está recién hecha y tengo verduras frescas, mejor un pisto manchego que sólo con tomate. ¡Todo un acierto!

Espero que os sirva de inspiración para meteros en la cocina para, después, disfrutar, como hemos hecho nosotros, de un plato tan simple y espectacular.

¡Qué aproveche!

Albóndigas manchegas

Albóndigas manchegas
Serves: 4
 
Ingredients
  • Para las albóndigas: 500 gr de carne de vacuno, 1 huevo, 50 gr de pan, 2 dientes de ajo, perejil picado, sal, pimienta y vino blanco (y harina para darlas forma).
  • Para el pisto: cebolla, ajo, pimiento, calabacín, berenjena, tomates, sal, aceite de oliva, 1 hoja de laurel, vino tinto, pimentón, azúcar, orégano.
Instructions
  1. Pisto: doramos el ajo y pochamos la cebolla. Añadimos el pimiento en dados, el calabacín y la berenjena. Rectificamos de sal. Añadimos 1-2 vasos de salsa de tomate.
  2. Salsa de tomate: 1 kilo de tomates maduros troceados, sofritos lentamente con un diente de ajo picado, dos cucharadas de aceite y punto de sal. Trituramos y ponemos a reducir, a fuego lento, con una hoja de laurel, un poco de azúcar (para quitar la acidez), pimentón de la Vera, 1 vaso de vino tinto y orégano.
  3. Albóndigas: mezclamos la carne con el ajo picado finamente, el perejil, un toque de pimiento y de sal, un huevo batido, un trozo de pan (mojado, en agua, leche o en el vino blanco y escurrido) y el vino. Hacemos una mezcla homogénea y dejamos que repose 30 minutos antes de hacer las albóndigas con la ayuda de un poco de harina. Freímos y las incorporamos a la salsa. Ponemos a hervir unos 10 minutos a fuego lento y servimos.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: