Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: ¡Muévete!

28nov 11

Deportistas, ¡no olvidéis hidrataros bien!

Cuando se practica deporte habitualmente, la hidratación es algo que hay que cuidar y mucho, ya que durante el ejercicio se produce una gran pérdida de líquidos que hay que reponer antes, durante y después del mismo.

La termorregulación y el equilibrio de líquidos son factores fundamentales para el rendimiento deportivo. La falta de electrolitos (las partículas que ayudan a regular el equilibrio de los líquidos del organismo y que se encuentran presentes en la sangre y el sudor) puede producir síntomas de deficiencia, como calambres musculares, debilidad y apatía. Los más importantes son el sodio, los cloruros y el potasio que pueden encontrarse en las bebidas isotónicas, especialmente preparadas para deportistas.

Pero, ¿qué es exactamente la deshidratación? Se trata de la pérdida dinámica de líquido corporal debida al sudor a lo largo del ejercicio físico y suele venir producida por un esfuerzo demasiado intenso, la restricción de líquidos antes y/o durante la actividad física, la exposición a un ambiente caluroso y húmedo (sáunas, por ejemplo) o por el uso de diuréticos.

hidratacion

Fuente: Natudelia

Entonces, para lograr una hidratación óptima hay que tener muy en cuenta la ingesta de líquidos en las distintas fases de la actividad:

1. Antes del ejercicio: Se recomienda la ingesta de unos 400-600 ml de agua o bebida para deportistas 1-2 horas antes para comenzar con una hidratación adecuada. Esto permite un menor aumento de la temperatura central corporal del deportista y disminuye la percepción del esfuerzo. Los hidratos de carbono contenidos en la bebida se encargan de llenar completamente los depósitos de glucógeno del músculo.

2. Durante el ejercicio: Los deportistas deben empezar a beber pronto, y a intervalos regulares, con el fin de consumir los líquidos a un ritmo que permita reponer al agua y los electrolitos perdidos por la sudoración y a mantener los niveles de glucosa en sangre.

3. Después de ejercicio: La reposición de líquidos en esta fase es fundamental para la adecuada recuperación del deportista y debe iniciarse tan pronto como sea posible. Una manera práctica de determinar la cantidad de líquidos que hay que reponer es que el deportista se pese antes y después de entrenar: la diferencia entre ambos pesos señala el líquido perdido, y por tanto, el que hay que consumir para una correcta rehidratación.

Así que nunca olvides la gran importancia que tiene la hidratación si haces deporte habitualmente. Debes beber al menos 2 litros diarios de líquido, aún sin tener sed, pues la sed ya es señal de deshidratación.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

*

Acerca de Diana Calero Valbuena

Mi galardón: Ayudante de Cocina

About

Muévete es un blog donde aprenderás a compaginar una alimentación sana y equilibrada con la práctica de ejercicio. Sobre la autora

Twitter

noviembre 2011
L M X J V S D
« oct   dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930