Lubina con gulas, una combinación perfecta

Lubina con gulasAunque suele haber mucho carnívoro por ahí suelto, a mí me ha pasado más de una vez acudir a una cena y que algunos comensales prefieran pescado en vez de carne. ¿Por qué? Muy sencillo. Hay gente que no está acostumbrada a cenar en exceso. Ya sabéis que lo más recomendable es hacer cenas ligeras y, aunque en estos días de fiesta nos pasamos un poco de la raya, hay quienes prefieren una cena no muy pesada.

Así que si vais a tener invitados en casa en la cena de Nochebuena que prefieran pescado y no estén muy acostumbrados a cenar mucho, podéis hacer una riquísima lubina con gulas. Les sentará fenomenal y seguro que les sorprendéis ya que no se tratan de la clásica lubina al horno o lubina a la sal.

Animaros a innovar con esta receta diferente, rica y sabrosa. Si además ponéis de entrante unos huevos rellenos de cangrejo y acompañáis al pescado de un buen vino blanco… ¡sacaréis matrícula de honor!

 Preparad

  1. Una lubina
  2. Un paquete de gulas
  3. Dos dientes de ajo
  4. Dos guindillas cayenas
  5. Aceite
  6. Sal
  7. Pimienta
  8. Harina

 ¡Manos a la obra!

  1. Lo primero que debéis hacer es comprar la lubina. Algo muy obvio pero si insisto en ello es para recomendaros que la compréis en vuestra pescadería habitual ya que la necesitaréis bien limpia, abierta y cortada en filetes (aunque este último paso podréis hacerlo vosotros mismos en casa).
  2. Salpimentad la lubina y ponedla en una sartén a fuego medio con un chorrito de aceite. Dejad que se haga un poco pero no demasiado (no estáis haciendo carne) porque podría quedarse muy seca. Procurad que se os quede al punto.
  3. Mientras tanto, en una cazuela, preparad la mitad de las gulas con un chorrito de aceite, el ajo cortado en láminas y la guindilla.
  4. Coged la otra mitad de las gulas y enharinadlas. Al ser tan finas, os será muy difícil enharinarlas como normalmente lo hacéis así que coged una bolsa de plástico, echad harina, añadid las gulas y agitad. Ahora, freídlas en otra sartén con abundante aceite y retiradlas en un plato sobre papel absorbente (así evitaréis el exceso de aceite).
  5. A la hora de servir, poned en el plato un trozo de lubina y encima las gulas cocinadas con el ajo y la guindilla. Encima, otro trozo de lubina y rematad con una capa de las gulas fritas y crujientes.

Tiempo: 40 minutos

Número de comensales: 4

Dificultad: media

2 comentarios sobre:
“Lubina con gulas, una combinación perfecta”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*