Papillote de pollo trufado, una opción diferente

Papillote de pollo trufado¡Qué injusta es a veces la vida! Unos crían la fama y otros cardan la lana. ¿Por qué el pollo no existe en estas fiestas?

Tanto verlo dar vueltas en los asadores ha convencido a algunos de que pollo y guiso son términos incompatibles. ¡Pero cómo es posible! Hoy quiero demostrar que esto no es así y por eso traigo este sabroso papillote de pollo trufado, un plato ingenioso, elaborado y con una presencia que ya quisieran para si el pavo o el cochinillo.

La preparación os llevará un buen rato, pero el resultado merecerá la pena. Os lo aseguro. Si queréis sorprender a vuestros familiares y amigos en la noche de Reyes no lo dudéis más y apostad por este exquisito plato. Además, colaboraréis con una buena causa: ¡el final de la dictadura del cordero asado!

Preparad

  1. 4 pechugas de pollo
  2. 1 lima
  3. 2 patatas medianas
  4. 2 naranjas
  5. 1 cebolleta
  6. 2 ramitas de perejil
  7. 1 trufa
  8. Sal
  9. Pimienta
  10. Aceite de oliva

  ¡Manos a la obra!

  1. Para empezar, abrid las pechugas de pollo en forma de libro y rellenadlas con la trufa rallada.
  2. A continuación, marinad la carne durante una hora en un bol junto al zumo de las naranjas, la lima y una pizca de pimienta negra.
  3. Entretanto, aprovechad para pelar las patatas y laminarlas, intercalando una hoja de perejil entre cada dos láminas y presionando con los dedos (sin pasarse, no sea que se rompan).
  4. Después, haced lo mismo con otras dos rodajas de patatas y con la cebolleta, que deberá estar cortada a tiras muy finitas. Hacedlo de la misma manera hasta acabar todas las láminas.
  5. El siguiente paso consiste en cortar cuatro tozos de papel de aluminio y, en cada uno de ellos, formar un lecho con las patatas.
  6. Luego colocad encima las pechugas trufadas, salándolas y mojándolas con el zumo de la marinada.
  7. Tras cerrar con cuidado todos los trozos de papel de aluminio, hervidlos en una olla con poca agua y a fuego lento durante tres cuartos de hora.
  8. Ya solo queda retirar los papillotes de la olla, secadlos bien con un trapo, abridlos con cuidado, rociad su contenido con un chorrito de aceite de oliva.
  9. Adornad esta maravillosa receta todo con varios trozos de naranja.
  10. Y… ¡ a presumir de pollo!

Tiempo: 65 minutos

Número de comensales: 4

Dificultad: fácil

5 comentarios sobre:
“Papillote de pollo trufado, una opción diferente”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*