Peladillas de almendra, imprescindibles en Navidad

PeladillasEntre los dulces típicos navideños, y que más preparaba mi abuela, están las conocidas peladillas de almendra. Recuerdo, además, que las dividía en pequeñas bolsas con lacitos de colores, las colocaba en una preciosa cesta junto con algún regalito y nos las regalaba a todos los nietos en el día de Navidad.

Era uno de los días más especiales de todo el año. Me gustaba tanto que cuando cumplí los 15 años, pedí a mi abuela que me enseñara a hacerlas y así es como sigo yo ahora con la tradición, solo que en este caso soy yo la encargada de regalar la bolsita con las peladillas.

No dudéis en hacer este rico dulce propio de la Comunidad Valenciana. Es mucho más sencillo de lo que pensáis y muy rápido de hacer. Además, es más natural y sano que las chucherías que normalmente se compran a los niños. Y también os vendrá muy bien aprender a hacerlas porque las peladillas son un regalo muy recurrido para bodas, bautizos y comuniones. Tan solo tendríais que darles un toque de color ¡y listo!

 

Preparad

  1. 1/2 kg. de almendras peladas y enteras
  2. 1/2 kg. de azúcar glas (también podéis hacerlo con azúcar normal)
  3. Una cucharadita de canela
  4. 100 cl. de agua

¡Manos a la obra!

  1. Poned a calentar a fuego lento una cazuela o cacerola mediana con agua. Cuando empiece a hervir, echad la cantidad de azúcar indicada y dejadlo al menos un minuto más, hasta que veáis que se disuelve y no paréis de remover el agua con una cuchara de madera de forma constante.
  2. Una vez se haya integrado todo el azúcar con el agua, agregad la canela y volved a remover todo bien. Poned a máxima temperatura y dejad hervir otros 5 minutos. La mezcla debe tener la misma textura que el almíbar.
  3. Apagad el fuego y echad las almendras dentro (recordad que deben estar peladas). Comenzad a removerlas con la cuchara de madera para que se empapen bien de este líquido tan dulce.
  4. Luego, id poniendo las almendras en un plato.
  5. Repetid el proceso con todas las almendras.
  6. Dejadlas enfriar y secar a temperatura ambiente. Una vez estén listas, metedlas en bolsitas pequeñas individuales y colocad en cada una de ellas un lacito de color. ¡Todo un detalle! Si lo preferís, podéis esparcirlas también en la bandeja de los turrones y polvorones.

Tiempo: 40 minutos

Número de comensales: 8

Dificultad: fácil

5 comentarios sobre:
“Peladillas de almendra, imprescindibles en Navidad”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*