Dorada con salsa de langostinos

dorada_con_salsa_de_langostinos.jpgA todo el mundo no le gusta el pescado, eso está claro. Sin embargo, muchas veces ocurre porque no se cocina de manera atractiva, mezclándolo con sabores diferentes que le aportan un toque distinto.

En Navidad, cuando nos toca ser los “chefs”, generalmente nos entra un ataque de pánico y no sabemos qué es lo que debemos cocinar.

No hay problema, si pensáis que la carne puede ser mucho más engorrosa de preparar y estáis deseando que el día de Reyes todo el mundo os diga lo deliciosa que estaba la comida, con este plato de dorada con salsa de langostinos, el éxito está asegurado.

La salsa de langostinos además de darle un sabor fantástico, le aporta un toque “chic” o al menos eso me dijo mi amiga Mayte que es la que me ha pasado la receta después de triunfar las pasadas navidades con ella.

Así que no os agobiéis, el pescado este año será el rey de la mesa.

  Preparad

  1. 20 langostinos
  2. 12 filetes de dorada
  3. Unas bolitas de anís
  4. Eneldo
  5. 1 pimiento rojo
  6. 150 gr. de harina de maíz
  7. 5 cucharadas de aceite de oliva
  8. Mantequilla
  9. Pimentón picante
  10. 300 dl. de caldo de pescado
  11. 1 pastilla de caldo de pescado

 ¡Manos a la obra!

  1. En primer lugar, coged un vaso y medio de caldo de pescado. Disolved la harina de maíz en el caldo de pescado frío y colocadlo a fuego lento removiendo de manera continuada hasta que comience a espesar.
  2. A continuación añadid los langostinos picados, el anís, el eneldo y el pimiento picado y trituradlo todo con la batidora, pero sin que llegue a quedar líquido.
  3. Echad sal, pero con cuidado, los ingredientes ya son lo suficientemente sabrosos como para añadir demasiada y que luego sea imposible hincar el diente.
  4. Espolvoread con el pimentón picante y dejad que hierva lentamente durante 5 minutos para que se mezclen bien los sabores.
  5. Sazonad los filetes de dorada (estos tenéis que comprarlos ya preparados en la pescadería) con una pastilla de caldo de pescado y freídlos en una sartén con un poquito de mantequilla y un chorrito de aceite, dorándolos primero por el lado de la piel, que siempre tarda un poco más en hacerse.
  6. Servidlos nada más sacarlos de la sartén y echadles la salsa por encima. Como acompañamiento podéis ponerle arroz, patatas o cualquier cosa que os apetezca y se os ocurra.

Tiempo: 40 minutos

Número de comensales: 6

Dificultad: media

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*