El roscón de Reyes, un clásico imprescindible

roscon de reyes

Lo primero de todo… ¡Feliz año Nuevo 2012! ¿Qué tal fue esa última noche del año? Espero que fenomenal, y que el 2012 os traiga muchas cosas buenas. Entre otras, un roscón de Reyes estupendo que os voy a preparar para que aprendáis a hacerlo en casa y os olvidéis de los caros roscones de las pastelerías.

Puede que esta receta os resulte al principio algo complicada. Lo es, pero no os preocupéis porque es cuestión de práctica. Podéis mejorar vuestro roscón rellenándolo de chocolate o nata. ¡Lo que más os guste!

 

Preparad

  1. 350 gr. de harina (320 gr. la tamizaréis y 30 gr. la usaréis para amasar)
  2. 25 gr. de levadura
  3. 125 ml. de leche entera
  4. 100 gr. azúcar
  5. 75 gr. de mantequilla
  6. Un huevo entero y la yema de otro
  7. Una naranja
  8. Una cuchara de ron Añejo
  9. Una cucharada pequeña de aroma de azahar
  10. Un pizca de sal
  11. Fruta escarchada al gusto
  12. Almendras fileteadas al gusto

¡Manos a la obra!

  1. Primero preparad la masa de levadura. En un cuenco echad la leche templada y la levadura y removed con las varillas, hasta conseguir una masa uniforme. Cuando esté, tapadlo con papel transparente y dejad que repose durante unos 10 minutos aproximadamente, así la masa cogerá forma.
  2. Mientras preparad el resto de los ingredientes. Coged una naranja y ralladla.
  3. Cortad en tiras las frutas escarchadas y cuando terminéis tamizad la harina (pero solo los 320 gr. ) y poned cada ingrediente en boles diferentes (la de la harina tendrá que ser grande ya que tendréis que añadir gran cantidad de ingredientes).
  4. Echad en el bol de la harina la ralladura de la naranja, el azúcar y la masa de levadura con la leche y añadidle más leche. Mezcladlo todo bien con las varillas hasta que consigáis de nuevo una pasta menos densa, algo parecido a una papilla.
  5. Ahora, romped un huevo y separad la yema de la clara.
  6. Poned un poco de mantequilla reblandecida (para ello lo que podéis hacer es meterla un poco al microondas). Después añadid la yema, el ron, el aroma de azahar y la sal.
  7. Por último id removiendo e incorporando pequeñas cantidades, si lo creéis necesario, hasta que consigáis una masa muy pringosa. Después id añadiendo un poco de harina hasta que consigáis que esté algo menos pringosa. Si os es más fácil, ponedlo sobre una superficie limpia esparcida con harina y amasarla un poco.
  8. Volved a ponerlo en el bol, cubridla con papel transparente y dejadla al lado de un radiador o estufa durante 2-3 horas hasta que su tamaño incremente.
  9. Mientras, preparad una bandeja con papel de hornear. Si en ese momento no tenéis, untad con mantequilla toda la base de la bandeja. Poned el horno a calentar.
  10. Cuando haya pasado este tiempo, coged la masa y en la misma superficie empezad a amasar al menos 30 segundos para que la masa se haga del todo. Usando la mano, haced un agujero en el medio poco a poco: empezad con el dedo hasta que podáis introducir el puño. Con las dos manos, idle dando forma de roscón.
  11. Colocadlo con cuidado sobre la bandeja y tapadlo nuevamente con papel transparente y dejadlo de nuevo al lado de alguna estufa o radiador unos 30 minutos.
  12. Romped un huevo en un bol y batidlo con las varillas.
  13. Coged ahora una brocha, mojadla en el huevo batido y pintad el roscón cuando hayan pasado unos 30 minutos (así brillará). Colocad encima las tiras de fruta escarchada.
  14. Una vez lo tengáis listo, meted la bandeja en la mitad del horno y ponedlo a una temperatura de unos 150º. Tendrá que hornearse durante unos 25 minutos o hasta que lo veáis dorado. Para comprobar que está hecho por dentro, meted un palillo por la mitad y si lo sacáis limpio es que está listo.
  15. Sacadlo y dejad que enfríe a temperatura ambiente y ¡a disfrutar!

Tiempo: 4 horas

Número de comensales: 7

Dificultad: alta

1 comentario sobre: “El roscón de Reyes, un clásico imprescindible”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*