Pastas blanco y negro

Estas galletas son idoneas para los amantes del chocolate y son tan fáciles de hacer que no os va a dar ninguna pereza, poneros a hacerlas.

Comer una galleta de estas, es como comer un pedacito de chocolate, pero en blandito, así que son idóneas para la gente que no puede comer cosas duras y son tan impacientes que no esperan a que el chocolate se ablande.

A l@s peques de la casa también les van a gustar, ya que tod@s l@s niñ@s que las han probado, les han encantado. Pero si a vuestr@s peques les altera el chocolate, tened cuidado de no darles estas galletas por las noches, que no quiero que me culpeis si vuestr@s hij@s no se duermen a su hora, jejeje.

Ya diréis que siempre os digo lo que les puede gustar a l@s peques de la casa, y es que a veces no se nos ocurren cosas que les puedan gustar y que sean diferentes, y como uno de mis catadores es pequeñín, él me da su opinión sobre lo que cocino, aunque la verdad es que un buen comedor, pero también es muy sincero. Como no le guste, te lo dice, jeje.

No tenéis excusa para no hacer estas galletas, ya que no necesitais ningún utensilio que no podamos tener en casa.

 

Pastas blanco y negro
Author: 
Recipe type: chocolate, galletas, huevos, merienda, vainilla
Prep time: 
Cook time: 
Total time: 
Serves: 6
 
Un delicioso bocado de chocolate
Ingredients
  • 250g de chocolate negro
  • 55g de mantequilla
  • 100g de azúcar
  • 2 huevos M
  • 210g de harina
  • ½ cucharadita de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 1 sobre de azúcar vainillada
  • Azúcar glace
Instructions
  1. Para derretir el chocolate, lo podemos hacer al baño Maria o al microondas, yo lo suelo hacer en el microondas, a tandas de 30 segundos, mezclando después de cada tanda, para ayudar que se derrita con el calor que coge el chocolate.
  2. Cuando esté derretido, añadimos la mantequilla y mezclamos. Reservamos.
  3. En otro bol, batimos los huevos con las dos clases de azúcar, hasta que doblen el volumen.
  4. Unimos las dos mezclas, y mezclamos hasta obtener una masa homogenea.
  5. Por último, incorporamos la harina y la levadura tamizadas y la sal. Mezclamos bien, pero sin trabajarla demasiado.
  6. Envolvemos la mezcla en film transparente y dejamos reposar en el frigo, por lo menos durante 1 hora, hasta que se endurezca.
  7. Hacemos bolas del tamaño de una cereza y lo rebozamos en azúcar glace. Las vamos colocando en una bandeja forrada con papel de hornear, lo único dejamos espacio entre unas y otras, ya que durante la cocción aumentan su tamaño.
  8. Las metemos al horno, previamente calentado a 170ºC durante 10 minutos. Estan listas cuando empieza a craquearse (romperse) la capa de azúcar.
  9. Enfriamos sobre una rejilla (si tenemos) y servimos.
Notes
Nos saldran unas 30 unidades

Fuente: