Un paseo por Gran Canaria

Pixabay

Pixabay

Septiembre puede ser un buen mes para darse un paseo por Gran Canaria, una isla que particularmente disfruto mucho en cada viaje que hago allí. Una isla que nos regala bonitos lugares, distintos paisajes, diferentes climas y una gastronomía, no muy variada, pero con productos autóctonos muy interesantes.

Teror

Teror


Me gusta siempre que estoy allí poner rumbo al pueblo de Teror, protagonista cada domingo por su mercadillo. Es una buena forma de pasar la mañana y hacer algunas compras. Allí los quesos canarios están muy presentes, son realmente buenos. El conocido majorero acompaña en la isla a otros quesos en casi todos los casos de cabra, oveja o mezcla. Quesos artesanales, naturales, con excelente sabor y en paladar muy agradables. También encontramos aceitunas autóctonas aliñadas, muy buenas todas ellas y sus panes, casi todos anisados, de millo (maíz) y azafrán. El chorizo de Teror es otro de los productos estrella, podría definirse como una sobrasada canaria, siendo esta mucho más suave en sabor que la mallorquina.

Algo sabroso de descubrir en la isla son sus tradicionales “asaderos de pollos”, donde el pollo asado tradicional coge fuerza con un cierto ahumado y toque de carbón muy particular, distinto a cualquier otro. Compite con la ropa vieja, originariamente un plato fruto del aprovechamiento de las sobras del conocido cocido peninsular. Pero la realidad es que en las islas es diferente, dado que la ropa vieja adquirió otro rango, y se desvincula del puchero. Se podría decir que este plato se elabora ahora independientemente, y además en algunas zonas y en determinadas familias tiene un carácter festivo, es decir, es una comida de fines de semana. Ambas son opciones muy buenas para comer.

img_9680

Por la isla no dejo nunca escapar sus productos y sus platos tradicionales. Hablemos de la tan nombrada papa canaria, muy famosa y no tan conocida. Ésta es diferente dependiendo de la isla en la que nos encontremos, en Gran Canaria es algo más grande y de piel muy clara o nueva, al contrario de las papas que encontramos en Tenerife, mucho más pequeñas y de piel muy oscura. Ya sean unas u otras, la papa canaria se cuece en agua con abundante sal, una vez cocidas y escurridas se secan en la propia cazuela con movimiento y dejando que su piel quede blanquecina por el salitre del agua de cocción. Su acompañamiento no puede ser otro, el mojo canario. El rojo el que más se ve, el verde realmente interesante y la receta, secreto de sumario para muchos canarios. Básicamente el mojo verde cuenta con cilantro y el rojo con pimentón, ambos con cominos, ajo, aceite y sal y en algunos casos pimiento rojo o verde según la elección.

Pero en la isla no solo se habla de papas… no dejéis escapar su rico conejo en salmorejo, es uno de sus famosos platos, y entre sus pescados, el cherne uno de los más conocidos, a la plancha, es un auténtico manjar, entre muchos otros productos.

Entre sus gentes y un trato siempre cercano y alegre tienen tesoros, como la catedral de Arucas en dirección norte, y de camino hacia esa zona Santa Brígida, todo un oasis tropical, donde el verde de las montañas se entremezcla con sus palmeras que hacen de este lugar un exótico paisaje, donde además se descubren restaurantes interesantes como Casa Martel. Éste es un restaurante museo con 50 años de historia regentado por su propietario Antonio Martell donde de forma autóctona ofrece la cocina personal y de tradición canaria, bien elaborada. En esta casa se come garbanzada, un guiso de garbanzos, sabroso y ligero, butifarra adobada en salsa dulce a base de las ciruelas que están en el interior de la propia longaniza y que acompañan con pimientos rojos caseros. Tomate de la huerta, pan de maíz casero y calabacines en salsa de higos todo un homenaje a los higos secos de la zona y al calabacín canario, que en las islas se llama bubango . Hablar de gran canaria es hablar del plátano canario, los mejores pequeños y con las famosas manchitas negras. No nos olvidemos de el gofio, harina tostada del cereal y siempre presente en la elaboración de postres caseros.

Ale de la Nuez, Quique Rodríguez y Ivan Monreal

Ale de la Nuez, Quique Rodríguez y Ivan Monreal

Si ponemos rumbo al sur de la isla, no dejéis de visitar el restaurante Arena dentro del hotel Santa Mónica Suites Hotel. Su chef, Ale de la Nuez desarrolla una cocina canaria de nivel en clave moderna, algo a poner muy en valor en una isla como Gran Canaria. Su compañero de viaje es el sumiller Iván Monreal, que consigue un viaje emocionante a través de los vinos canarios. Sus menús gastronómicos son coherentes y autóctonos cien por cien. Ellos son fantásticos y juntos dirigen un barco que merece ser visitado si buscáis una experiencia gastronómica de nivel. También en el sur de la isla os recomiendo el restaurante La Palmera Sur, allí una cocina canaria desenfada y en algunos casos con toques orientales hacen de éste, un lugar interesante.

Dejarme vuestros comentarios y vuestra experiencia en la isla, que seguro es tan satisfactoria como lo es para mí en cada viaje.

También en Twitter e Instagram | @quiquerodrig

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*