Almería en estado puro

IMG_4743

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi viaje a Almería me llenó de esencia, lugares y productos que quedan en el recuerdo. La primera parada en Cabo de Gata siempre es el mejor comienzo. Allí se para el mundo, un lugar tan mágico como bonito, donde permanecer sin que nada ni nadie interrumpa el momento.

Almería es la provincia andaluza que lidera el número de invernaderos. Impacta desde el avión observar su mar de plástico y en uno de ellos pude pasar una mañana. Gracias a Antonio que me desveló todas las claves de la producción en invernadero, en este caso de pimientos. Os aseguro que estar entre cientos y cientos de pimientos impacta y llegan a la cabeza muchas recetas.

41B3C065-605D-483F-A41B-A8DC5BC61DC7
Una de las paradas que tenía pendiente era en Chercos, allí nacen y viven las mermeladas Lorusso. Qué placer en carretera y entre montañas dirigirse hasta aquel lugar donde Biagio, Paco y Diana dan vida propia a su producto. Un producto de altísima calidad, que tuve la oportunidad de ver elaborar y de donde salen mermeladas artesanales ecológicas de verdad. Sus variedades, los cuatro frutos rojos, fresa, arándano, frambuesa y mora, junto a las de melocotón, mandarina y naranja, mermeladas que os recomiendo y que llegan a medio mundo. Miembros de Luxury Spain ellos no solo venden, transmiten.

Ya había descubierto hace algún tiempo un vino que realmente me pareció espectacular. Su nombre, Tetas de la Sacristana y su bodega en Fondón. Como no podía ser de otra manera, hasta allí me fui, donde conocí las instalaciones y aproveché para hacer algunas compras. Su vino esta realmente bueno. Elaborado con uvas Cabernet Sauvignon, Merlot y Tempranillo y con doce meses de barrica. La bodega está situada en plena Alpujarra Almeriense, rodeada por Sierra Nevada y la Sierra de Gador, sus viñedos en las poblaciones de Laujar de Andarax y Fondón. Fue todo un descubrimiento y un placer visitarles y estar entre barricas.

IMG_4736

IMG_4740

Siempre en cada viaje hay que descubrir los mercados, que no supermercados, de cada lugar. En el Mercado Central de Almería es todo un espectáculo sus mostradores de pescado, donde encontramos la brótola, jibia, rascacios, jurel, y muchos más. Pescados muy comunes allí, más desconocidos en el resto de la Península y abundantes en las mesas de la provincia. Abundan los pescados secos como el boquerón y el pulpo, y sus pescados fritos, por ejemplo, en el restaurante La Lonja, en el puerto, están buenísimos.

3CF89CD7-166D-4287-AF39-CD524616734B
Si de tapas hablamos no puedes dejar de visitar las patatas bravas de El Bonillo y sitios tan emblemáticos como el Casa Puga. Ellos conviven entre otros de corte más moderno con tapas sabrosas y en ocasiones creativas con las que concursan. A la hora de comer no dejes pasar un plato tradicional como es la berza almeriense. Se compone básicamente de berza almeriense, garbanzos, boniato, morcilla, manitas y magro de cerdo, costilla salada, espinazo de cerdo y tocino. Cocinado como un popular cocido. Este plato convive con otros como las migas de sémola de trigo, las gachas, el trigo. Éstos entre muchos otros. Tradicional también son las tostas con ali-oli con diferentes productos que le llaman cherigans.

IMG_4735

Como sabéis los que me conocéis, soy un chico dulce, y hasta el once de Septiembre me fui. Es una confitería pastelería antigua donde todo lo que elaboran artesanal esta buenísimo, difícil no repetir. De dulce en Almería destacar las tortas de chicharrones, el pan griego, el pan de aceite… esto es un no parar.

IMG_4748

Si conseguís vivir en Almería todo lo que yo he vivido y os cuento aquí, solo os quedara una cosa, visitar la Alcazaba y hacer una parada en el quiosco Amalia con un americano.

También en Twitter e Instagram | @quiquerodrig

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*