Acelgas, un producto de temporada y nutritivo

Photo by Hanxiao on Unsplash

Photo by Hanxiao on Unsplash


¡¡Humilde acelga!! porque suele tener un precio modesto. Hay quien puede considerar que es una verdura de segunda debido a que no tiene un precio elevado, pero se pierde un producto perfecto para aquellos con estómago delicado.

¡Sea por los excesos navideños o no! es tiempo de acelgas y su temporada dura hasta la primavera. Es una verdura consumida desde hace milenios. Los árabes fueron los primeros en disfrutarlas y los que la fueron llevando a los países mediterráneos. Por eso fue también una verdura importante en la alimentación de griegos y romanos. El propio nombre de acelga proviene del árabe, y anteriormente del griego (que era la lengua que se solía hablar en muchos países, aunque estuvieran bajo control árabe). Cuando los reinos de Taifas en España, la acelga era una de las mejores verduras para ellos. Y aunque la consideraban poco nutritiva, estaba presente en muchos cocidos.

También tiene importantes cantidades de minerales. Así, mientras que el potasio es el más notable, en comparación con otras verduras tiene un altísimo contenido en magnesio.

Con las hojas de un verde brillante, tiernas, y toda la planta plena de nutrientes es más que apetecible, pero a muchos de nuestros pequeños sigue sin hacerles mucha gracia un plato de acelgas con patatas hervidas. Es probable que su sabor se valore más por parte de los adultos, ya que suele ofrecer, en ocasiones, un ligero amargor y un sabor peculiar.

Eso sí, es conveniente consumirla pronto una vez comprada, ya que se deteriora con rapidez cuando se ha recolectado. Si no lo vamos a hacer lo mejor es congelarla (aguanta perfectamente), pero eso sí, es conveniente escaldarla con antelación en agua hirviendo durante un par de minutos y protegerla en una bolsa de congelado bien cerrada.

Para aprovechar todas sus ventajas, una manera de hacer que los niños la coman es en puré, mezclada con otras verduras. Y es que su presencia en la cocina es muy variada. Participa en sopas, en rehogados, también en bechamel, como ingrediente de empanadas, en guisos de invierno… ¡¡Y el caldo de su cocción, lleno de nutrientes!! La acelga y el marisco hacen muy buena pareja. Y la penca, parte blanca de la acelga, cocida, rebozada por harina y huevo y frita tiene un protagonismo bien ganado por los apasionados de esta verdura. Si la penca la convertimos en un san Jacobo con queso y jamón y después rebozado y frito, tenemos el éxito asegurado entre los niños. Y salteadas con un poco de AOVE y unas gambas es otra buena opción.

Hoy quiero proponeros un plato sencillo y atractivo como son unos berberechos con acelgas, crema de patata y penca de acelga en tempura de pimentón.

Y para nuestro plato de hoy necesitamos para 2 personas:

½ kilo de acelgas, 18 berberechos grandes, 2 patatas medianas, leche o harina, mantequilla, pimienta, harina de tempura, pimentón, aceite de oliva virgen extra y sal.

El primer paso es cocer en agua con un poquito de sal nuestras acelgas, separando la parte blanca que dejaremos entera y la parte verde que cortaremos en trozos medianos. Por otro lado, haremos un pure ligero de patata, cociendo bien nuestras patatas y triturando con un poco de mantequilla, leche o nata, aceite, sal y pimienta, hasta que quede muy cremoso.

Por otro lado, abriremos al vapor nuestros berberechos, durante unos segundos al fuego con un poquito de agua y los reservamos.

Con la parte blanca de la acelga que ya tenemos cocida, la cortaremos en tiras, y la pasaremos por una tempura que hemos preparado con harina de tempura, un poquito de pimentón y agua bien fría hasta conseguir una papilla espesita. Y freiremos esas pencas de acelga pasadas por la tempura en aceite bien caliente. Una tempura frita y crujiente que nos quedara roja por fuera con el blanco de la penca en su interior.

La parte verde de la acelga la vamos a rehogar en sartén con unas gotas de buen aceite de oliva virgen extra y un poquito de pimentón.

Y ya montaremos nuestro plato de hoy con un poco de nuestro puré ligero de patata y encima las espinacas rehogadas, colocaremos también nuestros berberechos encima y los mezclaremos con nuestras tiras de penca en tempura de pimentón bien crujientes.

Sea de una u otra forma, no dejes de comer acelgas, una verdura llena de nutrientes y más versátil de lo que piensas.

Quique Rodríguez | #losuculentodequique

También en Twitter e Instagram | @quiquerodrig

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*