Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: Velodeflor

24mar 12

¿Un vino para cada comida? ¿O una comida para cada vino?

Fuente:Larecomendadora.com

De forma tradicional, las comidas típicas de cada región se acompañaban con los caldos de la región sin seguir ninguna norma. Es ahora cuando han surgido términos como maridaje o armonía.

Se conoce como maridar a la combinación de alimentos con vinos para realzar las características de ambos o bien para crear nuevas sensaciones realzando el placer de la degustación.

Estos son los principios básicos de cualquier armonía vino-plato, que serán muy útiles, sobretodo si no se conoce el vino que se va a consumir.

Color

Por todos es conocida la regla tradicional del vino blanco con pescado y el tinto con carne. Esto se debe a que los taninos de un vino tinto pueden dar a pescados y mariscos ciertos tonos metálicos. Por otra parte un vino blanco no soporta un plato potente como lo puede ser la caza. Esta regla esta quedándose obsoleta, por ejemplo, para un pescado carnoso como un atún, un rape o un emperador un vino tinto joven sería más adecuado.

Densidad

El contenido en alcohol y la concentración aromática del vino también deben acompañar al plato. Los alimentos más fuertes han de regarse con vinos potentes, mientras que los manjares más delicados merecen vinos más elegantes y sutiles.

Aromas.

En general se busca la armonía pero también gusta, como con muchas comidas, que exista un cierto contraste.

Estos son los principios básicos, algunas normas que pueden ayudar a elegir mejor:

1. Un vino ácido ,como los blancos y rosados y algunos tintos, pueden compensar una comida grasienta. También aumentan la percepción de las comidas saladas .Las comidas dulces por otra parte disminuyen la acidez de estos vinos.

2. Los vinos tintos potentes y tánicos se combinan muy bien con comidas grasientas y proteicas.

3. Los vinos dulces casan muy bien con los postres, ya que refuerzan su dulzor. También son adecuados para degustar junto a comidas saladas como el embutido.

4. El contenido alcohólico excesivo de los vinos oculta las sutilezas de una comida ligera. Por eso es más adecuado compaginarlos con comidas más robustas.

Ya conocidas todas estas reglas lo que hay que hacer ahora es olvidarlas. La magia de las nuevas creaciones gastronómicas reside en la voluntad de romper las normas establecidas, surgiendo de esta manera nuevas sensaciones embriagadoras. Estas normas sirven que surja un primer contacto que despierte el interés hacia este sugestivo tema.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios

  1. […] litro de vino tinto de Borgoña ½ zanahoria 1 cebolla grande 1,6 kg de buey para guisar 6 cl de aceite 1,5 litros de […]

    Responder
  2. […] reglas que se siguen para elegir un buen vino para cocinar son las mismas que para elegir una armonía. Es imprescindible que las características de plato y caldo coincidan.La elección de la marca es […]

    Responder

Deja un comentario

*

Acerca de Velodeflor

Mi galardón: Ayudante de Cocina

About

Ya lo dijo George Bernard Shaw: "No hay amor más sincero que el que sentimos hacia la comida". Y de eso trata este blog, del gusto por comer, beber y, en definitiva, del disfrute de la vida. Está escrito por Diego Mayoral, enólogo que ha trabajado en bodegas de Ribera del Duero y Toro, y que también intenta disfrutar y contarlo. Si tenéis cualquier duda o sugerencia no dudéis en escribirle al siguiente email: diegomayoralr@gmail.com.

Twitter

Categorías